.

.

viernes, 19 de diciembre de 2008

LA OLLA

Todo el mundo a la puta calle. Esa fue la orden que recorrió las dependecias Judiciales sobre las once de la mañana. Un objeto extraño había sido localizado (o se había observado a través de las cámaras a un individuo depositarlo, la cosa no está clara) junto a la fachada del edificio. Coches y furgones de policia, calles acordonadas... y a esperar a los TEDAX. Como hacía un frio que pelaba (y aunque no lo hiciera), todo el mundo a los bares de la zona para templar los nervios y luego a tomar el sol en la plaza del Mercado Chico. Lo rumores no se hicieron esperar. Lo que parecía claro era que se trataba de una olla metida en una bolsa de plastico, y naturalmente, esto dio pie a numeros chistes y chascarrillos sobre alubias con chorizo, garbanzos y otras contundentes recetas. Finalmente resulto que el recipiente culinario estaba más vacio que la caja fuerte de una inmobiliaria. Hasta cerca de las dos de la tarde no se pudo volver a acceder al edificio.

¿Qué es lo que había pasado? Pues parece ser que un ciudadano magrebí se había encontrado en un contenedor una olla que le debió parecer cojonuda para estofar cordero, pero como tenía que asistir a un juicio, muy sensatamente, pensó que no le dejaria pasar con aquel trasto. Así que no se le ocurrió otra cosa que guardarla en una bolsa de plástico, depositandola en una esquina discreta con intención de recogerla posteriormente.

Cuando fue desalojado y vió el follón que había se había organizado alrededor de su nueva adquisición, hizo lo que quizás hubieramos hecho cualquiera de nosotros... ¡largarse de allí a toda pastilla sin decir ni mu! Dicen las crónicas que le echaron el guante en la estación de Renfe.

Por cierto, hemos consultado la noticia en diversos medios de internet y en los comentarios a la misma hemos observado que muchos ciudadanos han aprovechado la ocasión para poner una vez más a caldo (nunca mejor dicho) al funcionarado con los tópicos de siempre: vagos, inútiles, etc.

¡Ah! ¿sí?, pues esta mañana no he necesitado buscar una excusa para tocarme los ...

1 Comentar:

Anónimo dijo...

El Sr.Petit quiere hacer público su enorme alegría por la satisfactoria resolución del incidente.

El Sr.Petit, sigue sin entender cómo las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en ningún momento se dirigieron a mi para pedirme consejo.

Sin ánimo de extenderme más (que no es lo mismo hablar que teclear)sabed que el Sr. Petit está ahí para lo que necesitéis, un chiste fácil, un comentario a destiempo...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...