.

.

domingo, 15 de noviembre de 2015

De funcionarios felones y consiguiente garrotazo en el escalafón.



Gaceta de Madrid 30/11/1898

MINISTERIO DE ULTRAMAR

REAL ORDEN


     Excmo. Sr.: Teniendo conocimiento este Ministerio que D. José Conrado Hernández,  D. Rafael Romeu y Aguayo, D. Arístides Maragliano Fumero, D. José María Figueras y Chiqués, D. Ángel Acosta y Quintero, D. Rafael Nieto y Abeille, D. Julio María Padilla e Iguina y D. Francisco Arango y Mantilla, funcionarios de la administración de justicia de Ultramar con destino en la isla de Puerto Rico,  han aceptado cargos públicos del Gobierno norteamericano, que llevan anexa jurisdicción ó autoridad, y prestado juramento de adhesión y de obediencia á aquel Gobierno, con cuyos actos han dejado de estar sometidos al fuero y beneficios de la nacionalidad española;
     
     S. M.  El Rey (Q. D. G.), y en su nombre la Reina Regente de Reino, se ha servido disponer que los referidos sujetos cesen de figurar en el Escalafón de los funcionarios de justicia y Ministerio fiscal del Reino; que de esta resolución y del documento en que conste el proceder de los interesados se una copia literal á sus expedientes respectivos, a tenor de lo establecido en el art. 73 del Real decreto ley de 5 de Enero de 1891, y que se publique en la GACETA DE MADRID y se dé conocimiento á la Junta de clases pasivas para los fines consiguientes.

     De Real orden lo digo a V. E. para su conocimiento y demás efectos. Dios guarde á V. E. muchos años. Madrid 28 de Noviembre de 1898.

     ROMERO GIRÓN
     Sr. Ministro de Gracia y Justicia




*************************


                                                                             Gaceta de Madrid 29/12/1898


.MINISTERIO DE ULTRAMAR

REAL ORDEN

     Excmo Sr.: Resultando de la Memoria presentada en este Ministerio por el Presidente de la Audiencia territorial de Santiago de Cuba, que  D. Armando de Zayas y Ochoa y D. Manuel de Jesús Manduley y Tapia, Secretarios de gobierno y Sala, respectivamente, de dicho Tribunal, se pasaron al campo enemigo de España; y teniendo conocimiento oficial que los funcionarios de justicia destinados en la isla de Cuba, D. José Ramírez Alonso, D. Manuel Nicolás Hernández y D. Manuel Mojurrieta continúan en Puerto Príncipe sirviendo después de entregada dicha plaza al Gobierno Norteamericano.

     S. M.  El Rey (Q. D. G.), y en su nombre la Reina Regente de Reino, en armonía con lo resuelto por la Real orden de 28 de Noviembre próximo pasado, se ha servido disponer que los aludidos sujetos cesen de figurar en el Escalafón general de los funcionarios de justicia y Ministerio fiscal del Reino; que de esta resolución  se una copia al expediente personal de los interesados y se dé traslado á la Junta de clases pasivas, á los fines consiguientes.

     De Real orden lo digo a V. E. para su conocimiento y demás efectos. Dios guarde á V. E. muchos años. Madrid 27 de Diciembre de 1898.

     ROMERO GIRÓN
     Sr. Ministro de Gracia y Justicia

domingo, 8 de noviembre de 2015

Suplemento dominical: Made in USA




jueves, 5 de noviembre de 2015

Cataluña lisérgica

    

     Hemos de reconocer que el Sr. Mas y su heterogénea cuadrilla se han superado. No contentos con pasarse por el forro de la barretina el ordenamiento jurídico de "El Estado" se ciscan también ufanamente en sus propias normas.

     Y no crean Vds. que se queda aquí la cosa. Fuentes acreditadas han informado que la Sra. Forcadell tiene previsto anunciar en el próximo pleno del Parlament su intención (democrática, respetuosa y en su sacrosanto derecho a decidir lo que le sale del copete)  de desobedecer  la Ley de la Gravitación Universal, pragmática caduca e imperialista que restriñe el mandato soberano y democrático surgido de las  urnas el 27S. Y eso que, según un riguroso estudio del filólogo y pastor de cabras Jordi Ripoll Ripollet, el Sr. Newton era catalán, en concreto despensero del Monasterio de Pedralbes y bisnieto del insigne autor de El Quixot del Baix Llobregat Joan Miquel Servent,.

     Y si los hippies, con la inestimable ayuda de un poco de hierba y peyote, fracasaron en 1967 en hacer levitar el Pentágono durante sus protestas contra la guerra de Vietnam, en el movimiento enflautado-secesionista catalán están convencidos de poder elevar el edifico del Tribunal Constitucional hasta la estratosfera y dejarlo allí para que se pudra. Otra posibilidad es desplazar el Principatus catalán unos cientos de metros hacía el este o, mejor aún, trajinarlo hasta la galaxia de Andrómeda, donde es difícil que emigren los murcianos y  se disputa un torneo de futbol interplanetario muy competitivo para que el Barça se luzca adecuadamente. Y lo mejor de todo... ¡¡no existe la U.D.E.F.!!

     Finalmente, si Vd., estimado colega funcionarial mesetario, está destinado en el Principatus y Don Mariano no se decide a darles en toda la cresta a los gamberros con la edición ilustrada y letra gótica gorda de la Constitución, piense, aunque en principio puede parecer  una buena idea tener a su cuñada a 2,5 millones de años luz de distancia, en la de moscosos que tendría que consumir para acudir a las fiestas patronales de su pueblo... y a saber lo que dura una semana en la Andrómeda esa.
                                   

jueves, 22 de octubre de 2015

Funciomán







    Dilectísimo Sr. Director de la gaceta Justicia News.

  Bien sabrá Vd. que el feo, peludo y brutal brazo del Poder Legislativo ha impuesto en los recientes tiempos una colosal panoplia de cambalaches en códigos, normas y preceptos de todo pelaje y condición.

     Y si bien el Gabinete Ministerial que se ocupa de las covachuelas judiciales ha estado presto en rotular adecuadamente los despachos de los flamantes Letrados de La Cosa, en su neotérica y repanochante denominación,  caen en cascada la vigencia de las nuevas regulaciones sin que el chisme Minerva recoja entre sus modelitos y modeletes las correspondientes mudanzas legislativas.

     Y hete aquí que,  disponiéndome hace unas noches a relajar las meninges con un libro precioso, interesante, gordo, ameno e instructivo, surgió de la estantería un lepisma radiactivo  que me picó en el dorso de la mano. Y digo radioactivo porque desde entonces percibo que se han agudizado extraordinariamente mis sentidos funcionariales:  grapar expedientes a puñetazo limpio o apilarlos sobre el escritorio hasta alcanzar alturas estratosféricas, morronguear ingentes cantidades de café, detectar con antelación, gracias a mi insólito sentido tisarúnido, que se acerca al edificio algún usuario que viene a darme la castaña, posibilitando así mi súbita teletransportación cuántica al bar de la esquina, etc.

     Y como cualquier criatura de bien que haya sufrido el picotazo de un bicho mutante o se ha visto sometida a una lluvia de radiación cósmica, he decidido aplicar mis nóveles superpoderes  a ayudar a mis semejantes burocráticos.

Como soy muy clásico, he elegido este look
en vez de ponerme los calzoncillos
por fuera.
     ¿Y qué mejor manera de estrenarse en el negocio de deshacedor de entuertos que suministrar a los miembros de la infantería procesal civilera unos modelejos actualizados?

     Dicho y hecho:


JUICIO VERBAL

OPOSICIÓN MONITORIO

     Como colofón, y siendo nuevo en el gremio de los superheroes, emplazo a los doctísimos lectores de esta ilustre gaceta para que denoten los desatinos, pifias o deslices cometidos.


    Atentamente suyo y quedando a la recíproca cuando los suyos viere, Funciomán. 




jueves, 26 de febrero de 2015

Crónica vetusta de Tribunales.

       Marina, pizpireta jovencita extremeña, matrimonió  a la temprana edad de diecinueve años con Ismael, rico labrador del sur de Cáceres, algo mayor y un tanto aburridote para la culinquieta  «… hizo vida de soltera desocupada, pésima administradora y, con abandono de sus augustas funciones de madre y esposa, asistía, sin ser acompañada de su esposo, a diversiones».

     Hasta que conoció a Luis Marí, un muchachito de su gusto, casado, pero eventualmente de rodríguez, con quien Marina ligo a todo meter, «… llegando la procesada –dice la Audiencia-, en su frívola concepción de la vida, a ir sola en el automóvil del procesado e incluso a acudir  a casa de éste en alguna ocasión,  permitiéndose asimismo familiaridades entre ellos, pero sin que se hay probado que realizaran cópula carnal, poco probable por lado, dado el carácter ligero de la procesada, aunque ésta, en su inestabilidad psíquica haya  podido decirlo a terceras personas».

     Ismael, personaje-víctima del vodevil, no reaccionó  a lo celtíbero (garrotazo y tente tieso), sino a lo civilizado. Quizá porque es así su bien natural, quizá porque reflexionó provechosamente sobre la desaparición de la antigua  excusa absolutoria, vigente hasta hace unos años, en virtud de la cual el marido burlado podía cargarse impunemente a los adúlteros.

     Ismael se querelló por delito de adulterio y la Audiencia le respondió que de delito nada, considerando, como decimos,  «… la cópula carnal poco probable dado el carácter ligero de la procesada …».  Ismael,  indignado contra tal argumentación,  recurre ente el Supremo: «… si la procesada tiene un carácter ligero –dice-, ¡con más razón esta ligereza hace posible la cópula carnal! Y más si es ella quien se lo ha dicho a otras personas».

     Mas el Supremo repite que no se ha probado que realizaran los procesados la cópula, dejando a Ismael hecho cisco.

     El Alto Tribunal tiene razón,  desde luego.  Pero de todos modos, ahí queda, un tanto inquietante, el extraño postulado de la Audiencia:  « … la cópula carnal (parece) poco probable, dado el carácter ligero de la procesada…»  ¡Ojo, pues, con las damas graves y enlutadas!

Por Justiniano (Hermano Lobo, 01/07/1972)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...