miércoles, 12 de febrero de 2020

El Tribunal Constitucional al aparato... sobre el decreto resolviendo la reposición





  De orden del Excmo. Señor Tribunal Constitucional, a todos  los vecinos y moradores de las covachuelas de cualquier estado, grado, calidad o condición que sean, 

HAGO SABER

     Que por tenerlo así dicho la Sra. Constitución en su artículo 24, sobre la tutela judicial efectiva y otras hierbas, ha resuelto declarar nulo y de ningún valor ni efecto y como si nunca hubiera existido el artículo 454 bis 1 párrafo 1º (Contra el decreto resolutivo de la reposición no se dará recurso alguno...) de la pragmática llamada Ley de Enjuiciamiento Civil, disponiendo al mismo tiempo a fin de que no se interrumpa la administración de justicia que “en tanto que el legislador no se pronuncie al respecto, el recurso judicial procedente frente al decreto del letrado de la Administración de Justicia resolutivo de la reposición ha de ser el directo de revisión al que se refiere el propio art 454 bis LEC”.

     Y para que no se hagan los suecos, noruegos o lapones, se expide el presente para general conocimiento.
********

   ¿Se acuerdan Vds. de la Ley 37/2011, de 10 de octubre de agilización procesal? Uno de sus principios inspiradores consistía en que un proceso judicial es similar a la conducción de un rebaño de cabras; estas tiran al monte, como es sabido, y se necesita un hábil rehalero que evite que se despeñen, se metan a ramonear en el huerto del tío Anselmo o se vayan por los Cerros de Úbeda. ¿Y quien mejor para el pastoreo que el LAJ, que se conoce todos los recovecos de las serranías hipotecarias o las cañadas procesales? Así el caporal-juez se puede olvidar de las cagarrutas de la trashumancia y decidir con sosiego cuando toca el ordeño de las chivas, el despioje o convertirlas en chuletas al ajo cabañil,

   Pero ahí está esa espada de Damocles en  forma de artículo 24 CE y su interpretación por parte del TC: Que está muy feo eso de escamotear del control judicial las incidencias del nomadismo caprino.

   Y como los duendecillos que se dedican a actualizar los modelos de Minerva desde sus recónditos e ignotos hábitats se lo suelen tomar con calma, recomendamos poner un pos it así de gordo en una esquina de la pantalla del ordenador con la advertencia:

En el decreto resolviendo la reposición, en los que no se prevea expresamente el recurso de revisión,  no seas merluzo, y añade

MODO DE IMPUGNACIÓN: recurso de revisión en el plazo de cinco días ante el Letrado de la Administración de Justicia que lo dicta (STC del Pleno del Tribunal Constitucional, cuestión interna de inconstitucionalidad 2754/2019, declarando inconstitucional y nulo el Art. 454 bis 1 párrafo primero, de la Ley de Enjuiciamiento Civil (LEC), en la redacción dada por la Ley 37/2011, de medidas de agilización procesal)

Conforme a la D.A. Decimoquinta de la L.O.P.J., para la admisión del recurso se deberá acreditar haber constituido, en la cuenta de depósitos y consignaciones de este órgano, un depósito de 25 euros, salvo que el recurrente sea: beneficiario de justicia gratuita, el Ministerio Fiscal, el Estado, Comunidad Autónoma, entidad local u organismo autónomo dependiente de alguno de los anteriores. 


 Funciomán.    

lunes, 3 de febrero de 2020

El Tribunal de Justicia de la UE al aparato... El Monitorio Europeo.


 
     Una de las últimas plagas bíblicas que se ha abatido sobre los juzgados de primera instancia es la ingente petición de procedimientos monitorios europeos, especimen antes prácticamente inexistente (un incremento del 800% según el CGPJ), por parte de empresas radicadas en lugares como Malta o Luxemburgo.

  
    
     Estas criaturas financieras, generalmente con graciosas denominaciones y con representantes legales con nombres aún más graciosos, no obstante son viejos conocidos de los juzgados; llevan años presentando, en lo que doctrinalmente se denomina a cascoporro,  reclamaciones similares pero utilizando el monitorio casero.

      ¿Que alineamiento planetario o conjunción astral ha provocado este cambio en la estrategia procesal? Para la respuesta es necesario viajar con anterioridad al año 2015; cuando la crisis gorda y la aparición de empresas de cobro, recobro, fondos buitre o como les quieran llamar, que adquirieron al peso, como los chatarreros, créditos de pequeña cuantía.

     Los juzgados de primera instancia rebosaron de miles de peticiones de juicio monitorio mesetario por parte de estas entidades para reclamar los créditos cedidos.  Y parece que la cosa les funcionaba bien hasta que la Ley 45/2015 modificó la regulación del procedimiento. Efectivamente, se introdujo un nº 4 en el artículo 815 que obliga, cuando se trata de un demandado consumidor, al control de oficio de la existencia de cláusulas abusivas.  Así que empezaron los requerimientos al solicitante para que aportara el contrato, póliza o lo que fuera que permitiera tal examen. 

     Un coñazo, se dijeron las empresas. Aquellos créditos se había adquirido como hace años compraban la chavalería por tres pesetas sobres sorpresa, junto con una bolsa de pipas, en el kiosco del barrio. O los documentos en que se basaba la petición tenía cláusulas abusivas del tamaño de un rinoceronte, habían prescrito o vete tu a saber donde estaban; en el mejor de los casos consistían en una fotocopia borrosa e ininteligible o se habían redactado en la servilleta de papel del bar de la esquina. Inadmisión y archivo al canto.

      Y entonces algún listo debió acordarse recientemente de la existencia del Monitorio Europeo: ¿No se trata de un monitorio "puro", esto es, que no precisa acompañar documento alguno a la petición inicial? En su reglamento no se dice nada sobre control de cláusulas abusivas, se cumplimenta el formulario "A" de solicitud y a correr. 

     Pero nada es perfecto. Tanto en el reglamento que regula el monitorio europeo (Reglamento CE 1896/2006) como en la Disposición Adicional Vigésimo Tercera de la LEC para facilitar la aplicación en España del mismo, se establece que las cuestiones procesales no previstas en el reglamento se regirán por lo dispuesto en la LEC para el monitorio. Así que muchos juzgados entendieron que es aplicable el control sobre abusividad de cláusulas también en al monitorio europeo... y requerimiento de subsanación que va y recurso que viene.

    En este estado de cosas, varios juzgados españoles elevaron cuestiones prejudiciales al TJUE para que aclarara la cuestión. Y lo acaba de hacer:

STJUE, Sala Primera, de 19 diciembre 2019 (asunto C-453/2018) 

El artículo 7, apartado 2, letras d) y e), del Reglamento (CE) n.º 1896/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 12 de diciembre de 2006, por el que se establece un proceso monitorio europeo, y los artículos 6, apartado 1, y 7, apartado 1, de la Directiva 93/13/CEE del Consejo, de 5 de abril de 1993, sobre las cláusulas abusivas en los contratos celebrados con consumidores, tal como han sido interpretados por el Tribunal de Justicia y a la luz del artículo 38 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, deben interpretarse en el sentido de que permiten que un «órgano jurisdiccional», según la definición de dicho Reglamento, que conoce de un proceso monitorio europeo pida al acreedor información complementaria relativa a las cláusulas contractuales que este invoca para acreditar la deuda de que se trate, con el fin de controlar de oficio el carácter eventualmente abusivo de esas cláusulas, y de que, en consecuencia, se oponen a una normativa nacional que declara inadmisible la documentación complementaria aportada a tal efecto.

      Osea, estimados tramitadores de civil, ya no hay duda: en los monitorios europeos requerimiento al canto (con su decretito y formulario B) para que se aporte documentación que permita husmear en las cláusulas y posterior dación de cuenta al Juez.

      Me da en la nariz que la avalancha MOE desaparecerá tan súbitamente como apareció

Funcioman.

viernes, 24 de enero de 2020

Certamen Berza del Día.


      Hay que reformar "sin asustarse" el Código Penal, y en concreto se ha referido a las figuras penales de la sedición y la rebelión para afirmar que "son más propias de ataques a la soberanía en el siglo XIX" cuando se pensaba en ataques "con tanques en la calle"


Juan Carlos Campo, Ministro de Gracia y Justicia




    ¡Ostras!... pues  no entiendo al General Pavía ¿Por qué entrar en el Congreso montado en un caballo cuando puedes hacerlo a lomos de un panzer?

     Riego, Torrijos, Eguia, Espartero, Solis, Prim, Narvaez, Martínez Campos, Villacampa, Merelo... ¿Los Espadones?... ¡mejor los tanquistas!

     Esta moda de series de televisión y novelas distópicas está haciendo mucho daño. O pretender justificar lo injustificable.

miércoles, 15 de enero de 2020

Desjudicializando


         Dicen que la palabra del fenecido año 2019 ha sido "emoji" pero nos permitimos disentir  de tal elección y osamos proponer en su lugar "desjudicializar". Ciertamente nadie sabe muy bien explicar en que consiste exactamente eso de "desjudicializar el conflicto", desjudicializar la política" o, ya puestos, "despolitizar la justicia".  Pero tras las rueda de prensa del Gran Preboste Pedro y quedarnos ojipláticos oyendo al Vicecapitoste Sacro de la Heteroclidad y Bastión Multiforme de las Defensas Consuetudinarias en las noticias de Antena-3, ya lo tenemos claro, o mejor dicho, cristalino.

      Pero antes de seguir, enviamos nuestra muy cordial felicitación al Sr. Vicearchipámpano por la habilidad mostrada  durante la interview televisiva en el manejo de la hormigonera y la capacidad exhibida en la ingestión de sapos, uno tras otro, del tamaño de hipopótamos adultos sin sufrir un tic en un ojo o ponerse coloradote. En confianza... ahora que manda un huevo, debería enviar a los guardias o un paisano del CNI para darle un buen susto al Vicente Vallés ese. De todas formas, cuando se ponga a funcionar la agencia de la verdad auténtica que tienen prevista, se le cierra el kiosco y tan contentos.


 Tras esto, se acabaron las cataplasmas. Dijo el Vicezascandil, entre otras lindezas, que "es una humillación que varios Tribunales Europeos le hayan quitado la razón a los magistrados españoles" Quizás lo denigrante es la supina ignorancia del funcionamiento de la justicia que demuestra y como ha asumido ceporroicamente la verborrea indocumentada de los grupos independentistas catalanes en este asunto.  Así lo ha debido entender la Comisión Permanente del CGPJ que, declaración institucional al canto, le ha encasquetado al ungido hiperventilado, educadamente eso sí, un buen par de orejas de asno, despachándole un rato al rincón de pensar.

     Como decía la canción de un añejo programa infantil de televisión, un globo dos globos tres globos.. este gobierno nos promete unos momentos de gran diversión.

lunes, 6 de enero de 2020

Roscón de Reyes


.
     En estos días ha aparecido en los distintos medios de comunicación un sesudo estudio comparativo de los  roscones de reyes que ofrecen a sus golosos clientes las cadenas de supermercados

      No se recoge entre las distintas categorías  el título de el más empalagoso pero nosotros no tenemos dudas al respecto; Tal prestigioso galardón corresponde al roscón, horneado al alimón en las cocinas del Congreso durante la celebración del torneo culinario Presidentcheff,  por el aventurero y play boy Narciso Pechoabierto, campeón mundial de automovilismo formula CF (cuesta abajo, de culo y sin frenos) y perfeccionador del hormigón armado de uso facial, y el eminente catedrático en ciencias políticas y economía de subsistencia Ciro Turrón de Alicante, Portador Emérito de la Flama Magna, Umbelífero Perenne y Bastión Mayor de la Famélica Legión.

         Encantadora la performance ofrecida por ambos cheff en la preparación de su almibarado postre. ¡Qué graciosos mohines! ¡qué dulces arrumacos! ¡qué gestitos de complicidad! Todo delicioso.  No obstante, quizás hubo un exceso de autocomplaciencia y, en tal sentido, nos acordamos del Sr. Lobo en el film de Tarantino Pulp Fiction soltando esa frase con connotaciones aristotélicas: "Buen trabajo caballeros, tal vez salgamos de esta... bueno, pero no empecemos a chuparnos las pollas todavía". Ahora eso sí, es de resaltar el impresionante catálogo de utensilios de cocina exhibidos, el anuncio de una línea de bajo coste de todo tipo de artilugios y el destierro definitivo de ese recetario de la Sección Femenina, machista y generador de gases de efecto invernadero que todavía pulula por algunos hogares.

        No ofrecieron novedades los platos preparados por los pinches de la cocina más tradicional y conservadora, aunque rebajaron un poco el soufflé elaborado por el Sr. Pechoabierto y el Sr. Turrón recordando acertádamente al primero cuando defendía con pasión el uso del ajo a discreción y el cocido maragato.

          Horno a máxima potencia, recurso sin compasión del baño maría, manejo del grill a destajo y la picadora sin parar de producir albóndigas por parte de las casas regionales en su turno. Digno de ver al Sr. Pechoabierto y a sus partidarios catando el pá amb tomáquet, la butifarra amb mongetes, la escudella y el marmitako,  aderezados todos ellos a base de aceite de ricino  y salsa de  semillas de trágala-servilón,  sin mover un músculo.

      Y eso únicamente fueron los entremeses. Nadie esperaba por parte de D. Narciso, en réplica a los sumillers periféricos, un exceso de cocción, pero la elaboración de unas insulsas natillas con una galleta fontaneda flotando en la superficie obligó a sus fans a apretar papilas gustativas y nalgas de forma inmisericorde. El quiropráctico de urgencias tuvo que utilizar una thermomix y una palanqueta para destensar los esfínteres afectados. Por el contrario, en su pugna con los despenseros conservadores, se esmeró el ínclito explorador facturando unos chuletones de buey poligonero, macerados en salsa macarra y guarnición de golfete de billar, que hicieron las delicias de los comensales.

       Entre los participantes menos montunos de la categoría de cocina regional sorprendieron una señora con nombre de jugador vintage de tenis, con unos muy dignos entrantes de pepino amargo, y un señor cántabro con bigote que en vez del previsible sorropotún confeccionó una tarta de merengue monsieur cusine que, no se sabe como, acabó estampada contra la apolínea jeta de D.  Narciso.   

        Por último, no podemos dejar de mencionar las duras críticas vertidas sobre los marmitones Michelín de la Alta Cocina Judicial, especialmente relativas a la usanza excesiva de las indigestas coles de bruselas, las sentencias sin desestructurar, el código culinario de la Marquesa de Parabere y la vetusta vajilla duralex. Incluso se insinuó con maledicencia que el último plato novedoso del gremio consistió en un entrecot de mamut con hierbajos de cuneta y que ya va siendo hora de renovar la despensa. Esperamos ansiosos los recetarios de las distintas sociedades gastronómicas, sobre todo de Sollastres y Sollastras por la Democracia, firmes defensores de la nouvelle cuisine, a la vista de la prescripción publicitada de purgantes y enemas.

   
Píloro.



martes, 10 de diciembre de 2019

Rock, Disco Music y Código Penal. Crónicas vetustas


        Laureado Sr. Director.
       
       Siendo notoria la labor de la publicación que tan dignamente dirige en la defensa de la legalidad y la buenas costumbres melómanas, vengo a poner en su conocimiento un gravísimo hecho por si estima oportuno deducir testimonio al Ministerio Fiscal y evitar que el mismo quede impune.
     
      Recordará sin duda Vd. que muchos mozalbetes que transitaban de la infancia a la adolescencia durante el primer lustro de los años setenta, y como decía aquel long play editado a comienzos de la década por la CBS (un doble a 300 pesetas ¡una ganga!) tenían la cabeza llena de Rock, mostraban ciertamente preferencias respecto a sus diversos géneros. Pero había una causa común a todos ellos. ¿La lucha antifranquista? ¿el erotismo soft? ¿Charles Bukowski y/o Marcial Lafuente Estefanía? Pues no; El odio ilimitado, y me quedo corto, a la aborrecible, deleznable, execrable, repelente y abominable música disco y todo lo que representaba.


     Ahora los estilos musicales son más difusos pero en aquellos años, o al menos así parecía, todo estaba mucho más definido. Al  lado enrrollado, el rock en general, el folk, el blues, la música progresiva, algún rarito aficionado al jazz... En la parte antediluviana, la música melódica, el petardeo estival, el folclorismo verbenero, la vecina del tercero arrancándose con el porrompompero... musiquillas estas a las que se prestaba una displicente indiferencia o se toleraban como el desagradable zumbido de las moscas en un merendero. 

     Sin embargo la disco, como anticipaba, provocaba irresistibles impulsos en derramar accidentalmente el vaso de bebida en los ajustadísimos (en la zona noble y retaguardia) y acampanados pantalones amarillos del Travolta de saldo, tomar el pelo a esas damiselas que sorbían san francisco, perfecto amor y otros combinados aún más cursis que ellas...  ¡lanzar una granada de neutrones contra la cabina del disc jockey bufón de turno... jo, todavía me enciendo! Calma, calma, ¡OTAN fuera!... imagine all the people...

     Y llegados a este punto dirá Vd. que ya tenemos el rock y la disco ¿y donde está el ilícito penal?

    Pues resulta, y aquí viene lo criminal, que he recibido de forma anónima, aunque intuyo que lo ha remitido una ex novia de la época y con la más que probable intención de provocarme un infarto o un ictus repentino,  un vídeo donde se mezcla ¡¡¡Deep Purple con The Bee Gees!!! No sospechaba que transcurridos tantos años me siguiera guardando tírria.

     Permitirá que regrese a los años setenta y le explique lo acontecido aquella noche aciaga, origen del supuesto agravio, en la que la resentida afirmó que el tarzanesco e incendiario guitarrista Ted Nugent era un energúmeno con actitud fascista haciendo música fascista para fascistas con encefalograma cerebral plano. ¡Y no se quedó ahí la cosa! Añadió de propina que el disco de Yes (doble) que le había prestado con el anhelo de compartir mi sensibilidad a flor de piel, Cuentos de Océanos Topográficos (se titula así, lo juro), tenía un portada chula pero que era el vinilo más truño, pretencioso, ridículo, vácuo e insoportable que había escuchado en su vida. Remató la escena confesando ¡chúpate esa! que presidía en secreto el club de fans local de Baccara. Aquello me destrozó el corazón... y le mandé a freír espárragos. Al menos así lo recuerdo. 

     Circulan otras versiones apócrifas, de dudosa credibilidad, que sostienen que fue ¡¡la muy perra!! ella la que me dio el finiquito harta de monsergas musicales y talibanismo estilístico y me sustituyó (junto con mí Vespino) por un chuleta piscinero que, si bien no sabía distinguir a Robert Plant de María Ostiz, suplía su ignorancia con la posesión de una  Bultaco Lobito de 250 c.c.  Afirman estas fuentes que durante varios meses adopté la actitud de la Dama de las Camelias y, en el colmo de la chifladura de enamorado pasaportado, me dio por escuchar bossa nova sin parar. Es leyenda un curioso fenómeno que sucedió en esas fechas: la súbita aparición de un merodeador nocturno con pasamontañas que se dedicaba a rajar los neumáticos de determinadas motocicletas del barrio. Lo de la bossa nova, rotundamente, lo desmiento.

     

     Lo gracioso es que la vengadora tenía toda la razón en lo de Ted Nugent (no olvidemos que la criatura salía al escenario calzado con botas camperas y un taparrabos como única indumentaria)... bueno, y también en lo de Yes. ¡Menudo empalagoso el alfeñique de Jon Anderson y compañía! Por fortuna no le presté el LP en solitario de Rick Wakeman, teclista del grupo, The Six Wives Of Henry VIII; obra cumbre del ladrillo indigerible y el mortero monocapa que aún conservo y utilizo habitualmente como bandeja para servir el sushi. Seguro que me hubiera degollado con el. 

     Tras este interludio, volvamos a la prueba de convicción. 

   Ciertamente un vídeo editado cutremente y con resultados sonrojantes no resulta ninguna novedad y abundan sobremanera en la red. Y, si bien la mayoría de sus autores no parece que sean merecedores de un reproche penal severo, en defensa de la humanidad debería contemplarse la posibilidad de incoar algún que otro expediente de internamiento psiquiátrico involuntario.

    Pero en este caso no nos hallamos ante la manipulación de un chimpancé descontrolado. Suena demasiado bien. Lo cosa encaja. El autor debe ser un delincuente profesional, sin descartar la participación de la Mafia Calabresa, la Yakuza o la SGAE. Se han aislado voces y bases instrumentales, retocado afinaciones o tonalidades y mezclado todo ello hasta conseguir un resultado sorprendente. ¡Y eso es lo grave!

        Dejo en sus manos la calificación de los hechos, si bien considero que lo apropiado sería rebelión o sedición aunque, visto lo visto, la cosa está un poco difícil. Subsidiariamente, un delito contra los sentimientos musicales. Y ya puestos, de traición, genocidio, lesa humanidad, piratería, corrupción de cincuentones, allanamiento de pabellón auditivo o  trata de seres humanos. En última instancia, un delito contra la flora, fauna y animales domésticos. Debería Vd. ver como aúlla mi perro y lo mustios que se quedan los geranios tras una audición de ring my bell. Y ahí me planto.

       Sin más dilación, le muestro el vídeo de marras. ¡Y por el santo riff!, no se pierda el final.

       Atentamente, El Bárbaro del Ritmo.



          P.D. ¡Vendo, regalo, presto! vinilos en perfecto estado de Rock Sínfónico/Progresivo.

 Ejemplos: Camel (muy apropiados para la consulta de un dentista, jardín de infancia o juzgado de lo contencioso administrativo), Génesis (salvo en los que está Peter Gabriel, por supuesto), Emerson Lake And Palmer (excepto el triple en directo, que mi mujer me obliga a escucharlo enterito cada vez que me comporto mal), Yes (excelentes, sobre todo a partir de Relayer, como repelente de insectos o ahuyentar las visitas inoportunas),  Tangerin Dream (todo un hit en habitaciones acolchadas de ciertos establecimientos sanitarios), The Alans Parsons Proyect (Sin desprecintar. Debe ser un regalo del abuelo Ramón por mí cumpleaños; entró en un tienda de discos y, aturdido por los decibelios, pilló lo primero que vio. Es la única explicación pausible de su posesión), Van Der Graaf Generator (estos llevan de regalo la discografía completa, en transcripción atonal o dodecafónica a elegir, de Gaby, Fofó y Miliki), y así todo. 


jueves, 5 de diciembre de 2019

Consultorio teológico procesal del Padre Sotanillos



 

  A la atención del Reverendísimo Padre Sotanillos.
 
 Teniendo conocimiento que en esa prestigiosa publicación ejerce vuecencia la labor de asesor espiritual, la fama de eminente jurisconsulto que le precede y la impresión que me produjo la lectura de su revelador y monumental ensayo "El abandono del refajo en capitales de provincia durante el Franquismo Tardío: el acabose de la civilización occidental", me permito remitirle la presente misiva solicitando consejo respecto a una duda que me acongoja profesional, espiritual y teológicamente y que paso a exponer sin más dilación.

     Resulta que tramito una demanda civil interpuesta por un caballero que dice actuar en nombre de una pía institución eclesiástica, de la que discretamente omitiremos su nombre. Y para acreditar la representación se acompaña una escueta certificación, bula o anatema expedida por, nada más y nada menos, que el  Canciller del Archipámpano de la Diócesis y en la que se contienen sentencias tales que "...teniendo constancia de que las cualidades que concurren en su persona son las exigidas para la formación de profesionales cristianos...", "...el más atento acompañamiento en el itinerario académico y la maduración de la fe...", "...le ruego ponga el mayor empeño en la misión que se le encomienda...", etc.  

    Entenderá su eminencia que el hecho de dudar por un momento de la rectitud de un señor al que adornan tales virtudes cristianas me parezca constitutivo de un pecado mortal y, como el Derecho Canónico y el Catecismo del Padre Ripalda los tengo algo oxidados, ruégole me aconseje si doy por bueno el meritado documento o requiero para subsanar la representación que se dice ostentar.
       
             Este asunto me tiene sumamente trastornado e incluso me provoca extrañas pesadillas en la que mi mujer siempre me engaña con un terrorista yihadista.

           Atentamente suyo, Vicente.


*********

           Estimado hijo.

       Sinceramente, no entiendo sus dudas ¿es Vd. luterano por casualidad? ¿un hippie melenudo y postconciliar?...¡Por supuesto que resulta acreditada la representación! O si le parece mandamos un recadito al Altísimo, con lo atareado que está siempre, para que se pase por el juzgado para otorgar un apud acta o por la notaría; cosa, por otro lado, que puede hacer ipso facto cuando le salga de las nasus puesto que es omnipresente, omnipotente y megaubicuo.

       Como lo suyo me parece una merluzada venial me inclinaba por imponerle una penitencia leve, como recitar cincuenta veces el título II del Libro I del Código Penal, pero tras revisar sus antecedentes he observado con dolor que ha asistido al curso de mindfulness recientemente celebrado. ¡Salvajes levantinos invocando a Luzbel mientras rasguean el sitar y aporrean los bongos, a eso me suena el curso ese!

        Así que sepa que se encuentra inscrito para los ejercicios espirituales convocados, a instancia de Nos, por el Ministerio y que tendrán lugar próximamente en el monasterio que regentan los Frailes Descalzos de Clases Pasivas en Calvalaburra del Secarral, pintoresca localidad de justa fama por sus legumbres y cucurbitáceas.  ¿Técnicas de relajación  y una actitud más distendida en el trabajo? ¡¡Pues ya verá Vd. y sus condiscípulos cuando fray Bonifacio desempolve la vara con la que ha desasnado infantes durante los últimos sesenta años lo que es mejorar el sistema límbico!! ¿Quedó satisfecho con  las prácticas de los paganos e idólatras orientales adaptadas a nuestro estilo de vida?...  pues tras cinco horas escardando cebollinos en el huerto del cenobio y otras tantas despedrando sacos de lentejas le puedo asegurar que adquirirá un control emocional a lo bestia y meditará como un bendito en el catre.

       Y para que no se diga que soy excesivamente severo y trabucaire, y en lo sucesivo no caiga Vd. en tentaciones procesales potencialmente heréticas, le adjunto (para que vea que estoy al tanto de los avances del siglo)  el enlace donde descargarse mí último opúsculo "Códex Sacerdos Sotanillianus Consultum: guía rápida de tramitación procesal para mentecatos y neocatecúmenos". Se lo ofrezco sin estipendio a cambio alguno pero puede depositar un óbolo en el cepillo de su parroquia habitual. Piense en los menesterosos y no sea rácano.

     En cuando a lo de su mujer, el asunto es ciertamente grave. Vigile estrechamente a todos los terroristas yihadistas que conozca... y suerte.

       Pater Sotanillos

lunes, 25 de noviembre de 2019

Nuevas herramientas tecnológicas.


GABINETE DE COMUNICACIÓN:

Justicia lanza tres nuevas herramientas tecnológicas para un funcionamiento más ágil y eficiente de juzgados y fiscalías.
     Se trata de una aplicación para el cálculo automático de acumulación de condenas, un sistema para la textualización de las vistas judiciales y una aplicación de firma digital manuscrita.


     Vaya, parece que cada vez, para alegría de unos y espanto de otros, la Navidad se adelanta más en el calendario y en el Ministerio se adhieren con entusiasmo al espíritu tontorrón propio de estas señaladas fechas

     Dejando a un lado la opinión que a los miembros de esta redacción les sugiere el derroche luminotécnico consistorial y el baboseo almibarado que ya empieza a perturbar nuestras ascéticas vidas, pasemos sin dilación a un análisis de los artilugios cibernéticos anunciados urbi et orbi.

      La calculadora 988. ¡Rayos! Así al pronto, el nombrecito para los aficionados a los relatos de ciencia ficción de los años cincuenta y sesenta puede resultar ciertamente inquietante; un sensato chisme de inteligencia artificial al que, en un momento dado, se le  cruzan las válvulas, los transistores, los relés o una tripa electrónica y se transforma en un chiflado exterminador. 

    Veamos que dice el Ministerio en su nota: "..la Calculadora 988, que calcula las condenas en casos de acumulación de sentencias y muestra la combinación más favorable para el reo entre todas las posibilidades. Esta herramienta utiliza un algoritmo definido por la Fiscalía del Tribunal Supremo a partir del marco legal establecido en el artículo 988 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.." 

     ¡Hay que cucos! de ahí sale el nombre, del artículo de la Lecrim. Sigue diciendo que su uso reducirá a unos segundos los cálculos "...que en algunos casos, se emplean actualmente hasta varias jornadas." Si bien estamos orgullosos de nuestra capacidad para teclear y al mismo tiempo sujetar elegantemente con el hombro el auricular del teléfono junto al pabellón auditivo o de estar al tanto de los fenómenos paranormales de las cláusulas abusivas, hemos de reconocer humildemente  que nuestra sapiencia del proceloso mundillo de los reos es similar al que tenemos del arte yoruba en el Bajo Niger durante el siglo V. Sin embargo, si tal menester refundidor pude suponer varias jornadas, nos hace presuponer que los beneficiarios del ábaco calculeitor nine hundred eighty-eight estarán contentísimo de olvidarse del cálculo infinitesimal, los logaritmos neperianos y las cuentas de la vieja.

      Sistema  de generación automática de documentos de texto a partir de las grabaciones. El uso de este sistema promete un buen montón de risas con el resultado que se obtenga. ¿Quién no se ha peleado telefónicamente alguna vez con esa señorita sintética que nos regaña y se empeña en que repitamos nuestro DNI, el nombre o el tipo de grupo sanguíneo? Somos de la opinión que es imprescindible para su eficacia dictar una serie de normas complementarias de obligado cumplimento en vistas y comparecencia, tales que no hablar con un huevo duro en la boca o mientras se intenta deglutir un polvorón.

     Aplicación de firma digital manuscrita para recoger la rúbrica de los ciudadanos.   Como todos estamos habituados a utilizar este método cada vez que ordeñamos la tarjeta de crédito o recogemos un paquete, no nos extenderemos sobre el asunto. Hasta el puesto de castañas que hay debajo de mi casa tiene un aparatejo con pantalla LCD para capturar firmas.  Ciertamente esto evitará frecuentes excursiones hasta el otro extremo de la oficina para escanear el acta o diligencia firmada manualmente, pero el que suscribe ya se ocupó en su momento de desplegar sus dotes de gran seductor con la moza instaladora para que colocara un escaner bien pegadito al escritorio y tenerlo al alcance sin necesidad de levantar el trasero de la silla.

     Por último el Ministerio informa que  "impartirá formación y soporte técnico a los usuarios de estas nuevas herramientas para su correcta utilización".  Desde esta redacción dejamos interesado que la formación se imparta conjuntamente con una nueva edición del curso de mindfulness recientemente realizado y que nos hemos perdido; quien sabe si alcanzando un estado de conciencia brutal aumentará nuestra materia gris y seremos capaces de controlar las aplicaciones moviendo las cejas o con un sensual contoneo de caderas.

         

domingo, 17 de noviembre de 2019

¿Terapias o pseudoterapias?



     Andaba un servidor esta mañana en épica y pugilística lucha con Lexnet, al tiempo que suplicaba a la plataforma de firmas que no me abandonara, rogaba a San Apapurcio, despellejado y mártir,  que la aplicación de subastas judiciales  no me expulsara por estar diez segundos sin teclear datos,  imploraba a la plataforma de apoderamientos electrónicos que se abriera como el mar ante Moisés,  atendía por teléfono a un pelmazo e indudable candidato a capacidad modificada, el escaner se atascaba,  la impresora olía a rebanada de pan chamuscado...  cuando un pliego de papel, tal que la hoja que se desprende de un esbelto algarrobo en otoño,  descendió suavemente sobre el escritorio.

  "El Sindicato ... informa...."  Naturalmente era la periódica visita del liberado sindical para justificar su propia existencia.

     Entenderán que, hallándome en plena vorágine tramitadora,  no prestara excesiva atención cuando se plantó en medio de la oficina y desplegó su oratoria de Cicerón vendeburras. Sin embargo, entre convocatorias de concurso, lo cabronazos que son en el ministerio,  masas salariales, días libres y demás farfulla unas palabras me zarandearon el hipocampo, atravesaron el sistema límbico, se dieron  una vuelta por el hipotálamó y se incrustaron en el cerebelo: ¡CURSOS DE FORMACIÓN!

    "Cuidado de colodrillo y prevención del síndrome del espinazo vertebral contuso", "Yo, tu coxis",  "El PDF, nacimiento, desarrollo y reproducción", "Minutas de S.Sª en post it , uso de psicotrópicos  y su interpretación; concomitancias con la escritura cuneiforme sumeria",  "El reguetón y la problemática de su incardinación en los vigentes tipos penales"... perdonarán que me dejara llevar por la pasión y anhelara que el Ministerio ofreciera cursos de tal enjundia. 

      Pues no. Se trata de un curso de una semana de duración de mindfulness. ¿Mindfulness?...  ¿Que narices es el mindfulness? En principio la palabreja me sonaba a alguna actividad modernaza que se practica en los gimnasios,  versión actualizada de las mazmorras de la Santa Inquisición y sus instrumentos de tortura, con olor a lilimento y gente en pijama o medio en cueros  cantando jotas a grito pelado mientras se pedalea y se brinca en una bicicleta estática hasta dejar el chakra hecho cisco, saltando a la comba o haciendo el burro en general; todo ello mientras atruena en los altavoces el chunda chunda  más petardo y cochambroso del Hit Parade nacional e internacional. Bueno, todas esas cosas me las han contado porque no he pisado jamás semejante establecimiento y, puestos a sudar la gota gorda, con leer la prensa diaria y subir cuestas me basta.

   El mindfulness es una técnica de relajación que nos enseña a tomar conciencia plena de nuestras emociones con el fin de eliminar la frustración o ansiedad que produce el no poder cambiar ciertas situaciones, me tranquilizan. ¡Humm! esto ya lo hacía hace años, básicamente fumando porros y escuchando blues, así que pierdo interés en el asunto y decido que prefiero analizarme somatoemocionalmente por mi cuenta.

   Pues nada, otra vez será; quizás en la próxima convocatoria ofrezcan cursos, a mí juicio,  más útiles y de eficacia probada científicamente, tales que los cristales de cuarzo,  la terapia floral de California, la caballoterapia, la medicina de los mapuches, la terapia de renovación de memoria celular, el yoga de polaridad, el aura soma, el método de orientación corporal Kidoc, el masaje metamórfico y, sobre todo y este seguro que no me lo pierdo, la hidroterapia de colón.

    Namasté.
       
  

     

 


martes, 5 de noviembre de 2019

AL JUTJAT D’INSTRUCCIÓ DE GUÀRDIA


   ¡Huy que nervios!

   Por radio macuto nos llega la nueva que entre los ciudadants que hacen cola delante del juzgado de guardia se encuentra el Molt Honorable Senyor President de la Generalitat de Catalunya.

   Como en la canción me asomo a la ventana... pero no veo a la chica de ayer sino a un Torra muy serio y disciplinadito firmando autógrafos y haciéndose selfies con los jubilados que esperan turno para entregar el formulario de autoincupación, última gansada que se les ha ocurrido a los guionistas del proces.

   Ante el notición,  advierto que la Montse le espeta a una  señora que está pendiente de la concesión de una orden de protección  que no sea tan pesada y que se vaya a tomar un café con churros, que la cosa va para largo. "¡Me lo pido... me lo pido!..."  grita mientras sale pitando para el registro.

   No es de extrañar. Su  escritorio y aledaños es como un bazar chino; tazas, calendario, alfonbrilla de ratón, quitagrapas, cajita imantada para los clips, fasteners, carpetillas como las que regalaba el Super Pop pero con la foto de Lluis Llac en vez de la de Miguel Bosé o Camilo Sesto... todo decorado con la imaginería indepe que se les ocurra. En la paredes y archivadores, nada de posters de gatitos como manda la tradición, sino lazos y más lazos.

   Teniendo en cuenta que es una dama otoñal, la zozobra de cruzar unas palabras con el paladín gamberro de la Republiqueta y que tengo monitorizadas sus rutinas, deduzco que previamente ha alcanzar el valhalla visitará los servicios para aliviar la vejiga, amén de rociarse un bote enterito de laca en la melenaza. Acierto de pleno; mientras micciona sonoramente y contribuye a aumentar el agujero de la capa de ozono, obstruyo la puerta con el armario donde se custodian los apud acta del último mes.

    No me juzguen con severidad; llevo años aguantando a esta talibán sin barba de chivo, aunque con algo de pelusilla en el belfo, y estoy hasta  las trompas de falopio y de las de eustaquio de aguantar sus monsergas.

  Me planto en un santiamén en el registro.  Le digo al Joan que vengo a sustituirle antes que sufra un calambre metacarpiano de poner tanto sello de entrada. ¡Justo a tiempo! El primero de la fila es el Molt Honorable Torra. Pongo en práctica lo aprendido en los últimos cursos realizados: desarrollo de las habilidades sociales en la atención al público, manejo de las emociones en el trabajo y mindfulness.

  Namasté, le digo. Noto un cierto desconcierto en su mirada y antes de que se recupere pongo cara de displicente funcionaria-seta-de-toda-la-vida y le pido (así con todas las letras) el documental nacional de identidad; vistazo rápido al documento y ¡CATAPLÚN!... sello fechador al canto... ¡EL SEGÜENT!, grito entusiasmada.

  ¡Jódete Montse!

   La Chusa, desde el Jutjat d´instrucció de guárdia.


  **************

   
    ¿Tiene Vd. problemas para sortear algún simpático y gozoso corte de carreteras? ¿Sospechan en su Jutjat que no comulga con el proces?

   No sea merluzo y prevéngase contra las maledicencias.

     ¡RECORTE SU FOTO DE CARNET Y PÉGUELA EN EL ESPACIO BLANCO!

    Y exhíbalas sin pudor. Éxito garantizado.



Modelo "institucional"



Modelo "mocito rebelde"







Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...