.

.

jueves, 12 de diciembre de 2013

"¿Quiere usted casarse conmigo? ¿Le dejó mucho dinero su difunto marido? Conteste primero a la segunda pregunta" Groucho Marx.










lunes, 28 de octubre de 2013

Convocando oposiciones (en 1389)


on Lorenzo Suarez de Figueroa, por la gracia de Dios maestre de la orden de caballería de Santiago. A todos los concejos y alcaldes, jurados, jueces, justicias, merinos, alguaciles y otros oficiales cualesquier de todas las villas y lugares de la dicha nuestra Orden y de todas las otras ciudades y villas y lugares de los reinos y señoríos de nuestro señor el rey, que ahora son o serán de aquí en adelante, y a cualesquier de vos en vuestros lugares y jurisdicciones a quien esta nuestra carta fuera mostrada o el traslado de ella, firmada de escribano público, sacada con autoridad de juez o de alcalde. Salud y gracia.

     Sepan que fue merced de nuestro señor el rey de encomendarnos el examen de todos los escribanos que fuesen hechos por cartas del dicho nuestro señor rey y de los otros reyes, sus antecesores, y del nuestro maestrazgo y de nuestra casa que moran en tierra de la dicha nuestra Orden y aquellos que andan en la nuestra casa. De lo cual nos mandó dar una su carta, firmada de su nombre y sellada con su sello de la poridad de cera en las espaldas, hecha de esta guisa:

“Don Juan, por la gracia de Dios, rey de Castilla, de León, de Portugal, de Toledo, de Galicia, de Sevilla, de Córdoba, de Murcia, de Jaén, de los Algarbes, de Algeciras y señor de Lara y de Vizcaya. A vos, don Lorenzo Suárez, maestre de la caballería de la orden de Santiago. Salud y gracia.

Hacemos saber a vos que nos, estando en Palencia en las Cortes, fuimos informado que en nuestros reinos había muchos escribanos públicos, más de los que eran necesarios para provecho de nuestros reinos, y así que algunos de ellos no eran idóneos y suficientes. Y nos, por remediar sobre este hecho en la manera que cumplía al servicio de Dios y provecho de los dichos nuestros reinos, ordenamos que todos los dichos escribanos se viniesen a examinar hasta cierto día ante el doctor Antón Sánchez, nuestro alcalde, so ciertas penas. Y ahora sabed que, parando mientes, como andamos por los nuestros reinos de una parte a otra, y por la grandeza del reino, les sería gran afán y gran costas hacerles venir a nuestra Corte y porque entendemos que cumple al servicio de Dios y provecho de nuestros reinos, que los dichos escribanos queden en sus oficios aquellos que fueren hallados idóneos y suficientes y los otros sean privados, ordenamos que el dicho examen se hiciese en cada arzobispado y obispado, en cierto lugar y por ciertas personas, a que nos lo encomendamos.

Y por ende, es nuestra merced de encomendar este examen de los escribanos, hechos por cartas de los reyes de donde venimos y de nos, de vuestro maestrazgo y de vuestra casa a vos, el dicho maestre, porque ante vos se examinen y por vos sean examinados.  Y sobre esto haréis juramento público, según Dios y vuestra conciencia, que los examinareis tales que sean idóneos y suficientes, los cuales cumplan al servicios de Dios y provechos de nuestros reinos. Y otrosí, que no recaudéis vos, ni otro por vos, cosa alguna de ellos por el examen, salvo seis maravedís, los dos para el escribano que hiciere la carta y los cuatro para el sello;  las cuales cartas vayan firmadas de vuestro nombre y selladas con vuestro sello. El cual examen hecho, mandamos que la confirmación de vos no sea más larga ni se extienda a más de lo contenido en la gracia que cada uno de los escribanos tiene.

Otrosí, es nuestra merced que los que mostraren nuestras cartas, señaladas con el nombre del dicho doctor Antón Sánchez como examinados, que no se examinen otra vez. Otrosí, es nuestra merced y voluntad que hagáis luego pregonar públicamente que todos los dichos escribanos se vayan a examinar ante vos del día que esta nuestra cartas vos fuere mostrada hasta cuatro meses. Y si hasta el dicho plazo no se vinieren a examinar, que en adelante sean privados de los oficios.

Dado en Segovia, diez días de junio, año del nacimiento del nuestro Señor Jesucristo de mil y trescientos y ochenta nueve años.

Yo, Gutier Díaz, la hizo escribir por mandado de nuestro señor el Rey.

Nos, el rey.”

     Y  nos, el sobredicho maestre de Santiago, por virtud del poderío que el dicho señor rey nos dio y otorgó por su carta,  compareció ante nos, Antón Sánchez de Tarancón, nuestro lugarteniente y de la nuestra Orden, el cual mostró ante nos una carta del arzobispo de Toledo como le hubiera examinado; la cual carta era firmada del nombre del dicho arzobispo y sellada con su sello de cera bermeja en las espaldas, y de Gonzalo Uclés, notario. El cual Antón Sánchez, notario del dicho señor rey, parece ser examinado por el dicho arzobispo y fallando por el dicho examen que el dicho Antón Sánchez  es idóneo y suficiente y bien perteneciente de derecho para usar del dicho oficio de escribano y de notario público. Y por ende, damos por bien examinado y confirmámosle la carta de la examinación que él tiene y la carta y privilegio del dicho señor rey él tiene de merced y gracia que le hizo del oficio de la dicha escribanía. Y mandamos que le avala y sea guardada y cumplida la dicha merced y gracia en todo, de aquí adelante, para siempre jamás.

     Por que vos mandamos de parte del dicho señor rey y vos decimos de la nuestra, a todos y a cada uno de vos en vuestros lugares y jurisdicciones, que deis por examinado a dicho Antón Sánchez, escribano, y usar con él en el dicho oficio, según que mejor y más cumplidamente en la carta del dicho señor rey por él vos será mostrada en esta razón, si menester lo hiciere,  se contiene, que nos damos por bien examinado al dicho Antón Sánchez y confirmámosle la dicha merced y gracia que del dicho señor rey tiene, según dicho es.

lunes, 4 de febrero de 2013

¿RAJOY ES TONTO Y ANALFABETO? Por Lucía Etxebarria.




-Este titular tiene por objeto llamar la atención- Hace un año escribí un artículo que tenía por título “La infanta Cristina es tonta y analfabeta”. La versión suavizada del artículo no se pudo publicar en ninguna parte. Así que escribí una versión hardcore del artículo y lo colgué en mi perfil de Facebook. El perfil de Facebook fue desactivado. Más tarde colgué el artículo en una web. Y la web fue hackeada. Pero eso no frenó el avance del texto... el caso es que el artículo corrió de un lado a otro, vía mail, vía redes sociales, y muchísima gente lo ha leído. Ojalá pasase lo mismo con este artículo.


Señor Rajoy: Usted es tonto. Si le birlan 22 millones (suponemos que bastante más porque esto es la punta del iceberg) y usted ni se entera, es tonto. Si en su partido corren los sobres de dinero negro como la cocaína en un afterauers y usted ni se entera, usted es tonto. Si usted ve normal que el marido de Andrea Fabra, elegido A DEDO, eligiera para gestionar los análisis clínicos de la Comunidad a la empresa de la que es consejero, y que cuando, ocupando aún el cargo en la Comunidad, decidiera privatizar esos análisis; si usted ve normal lo del ático en Marbella del señor González, usted es tonto. Y si usted es tonto , me pregunto cómo va a sacarnos de la crisis. Ah… que no nos ha sacado. Ah… que estamos peor que antes. Ah, que están ustedes cerrando urgencias, privatizando sanidad, denegando becas escolares y echando a gente de su casa. Ah, que en comparación con usted, Zapatero empieza a caernos hasta bien.

     Señor Rajoy, los del partido rival de usted tampoco son muy listos que digamos. Que en Andalucía también van perdiendo dinero como locos. Que sí, que lo sabemos. Lo que yo no puedo entender es que una señora que hasta ahora ha estado casada con un ministro al que ha elegido usted, una señora que trabaja para una televisión controlada por usted, una señora, pues, afín a su partido (a Edurne Iriarte me refiero), me venga poco menos que a soltar ayer que lo que pasa en su partido no es para tanto porque al fin y al cabo el PSOE ha hecho lo mismo con los ERES. Y que, a su lado, otro tertuliano también afín a su partido tuviera la desfachatez de venir a decir que aquí en España quien más quien menos casi todo el mundo es corrupto y que eso es una cosa de la idiosincrasia del país. Idioticracia, más bien. Señor Rajoy: cada vez que alguien de su partido me viene a hablar de los ERES de Andalucía para justificar lo que pasa en su partido lo que me viene a decir es que aquí en España la corrupción es la norma, no la excepción, y que entonces nos tenemos que apoquinar con lo que hay. Que no podemos tener sanidad, becas escolares de comedor, urgencias rurales etc… porque aquí robar dinero es lo normal.

     Señor Rajoy: A mí no me vale que la señora Cospedal me diga que en el PP  “quien la hace la paga”. No me lo creo. Repito: No me lo creo. Mentira podrida. Le recuerdo que en el PP se indulta a los corruptos. Han indultado ustedes a: Tomás Gómez Arrabal, exalcalde de la localidad malagueta de Valle de Abdalajis, condenado por corrupción, y con él a tres concejales condenados por delitos continuados de prevaricacion. Los cuatro eran militantes del Partido Popular. Salvaron de la cárcel a: Josep Maria Servitje (ex secretario general del Departamento de Trabajo de la Generalitat) y a Víctor Manuel Lorenzo Acuña (empresario) que desviaron fondos mediante el encargo de informes inútiles. Eso lo hicieron cuando aún eran socios de los convergentes. Indultaron a Constancio Alvarado, ex secretario de la subdelegación del Gobierno en Cáceres, a José Manuel Sánchez Donoso y a Luis Calle Fernández, que habían sido condenados en 2010 por vender permisos falsos a inmigrantes. Indultaron a Miguel Escudero Arias-Dávila, tras ser condenado por la Audiencia Provincial de Madrid como autor de un delito continuado de falsedad en documento mercantil en concurso con un delito de estafa. Han indultado ustedes a políticos, banqueros y empresarios... Y a cuatro mossos de escuadra condenados por torturas, en una decisión que ha soliviantado de tal forma a los jueces que casi 200 han firmado un documento en el que acusan al Ejecutivo de dinamitar la división de poderes (ahí es ná) con una decisión “abusiva” y “éticamente inasumible”. En el PP el que la hace no la paga. Cobra. Y, en negro. Por si esto no fuera prueba de que en el PP el que la hace no es que la pague, sino que cobra, le recuerdo a usted el escandaloso nombramiento de un hombre de La Caixa para la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo. Sí, ahí. A la misma sala que acabará juzgando las preferentes, las cláusulas suelo y otros abusos bancarios. Un autoblindaje del establishment.

     Señor Rajoy: De nada sirve legislar si los mismos que legislan garantizan la impunidad de los corruptos. Pero para rizar el rizo, pretende usted llevar adelante una reforma penal según la cual... Despojarían al Juez Instructor de toda competencia, dejando en manos de Fiscalía todas las diligencias de los sumarios. ¿Qué significa esto? Pues que el sumario pasa de controlarlo un señor que, en teoría, es independiente, a uno que está regido por el principio de Obediencia Jerárquica, y cuyo jefe supremo es, ¡oh, sorpresa!, el Ministro de Justicia. - Sustituirían el Principio de Legalidad, que preside nuestro Derecho, por el de Oportunidad. ¿Qué significa esto? La diferencia radica en que el primero, de manera sencilla, obliga a perseguir de oficio todo hecho que revista indicios de criminalidad, mientras que el segundo se basa en la economía de medios, o sea: Se persigue... si compensa, o si interesa. Viene a decir que, dependiendo de quien sea el posible imputado y posteriormente procesado y condenado, se investiga, o se deja pasar. Ya se sabe: me debes un favor de los grandes... y ya te lo cobraré. Todo esto es lo que tiene en mente Gallardón, pero no por iniciativa propia, no... Porque estas medidas cuentan con el entusiasta apoyo de la clase política. Y es que suponen el fin definitivo a sus problemas judiciales. Es decir, esta reforma penal les viene bien a todos los corruptos: a los del PSOE, a los suyos, a los de CiU y a los que vayan por libre. Señor Rajoy: Si usted no se ha enterado de que su partido está corrupto hasta la médula, usted es tonto y analfabeto. Y sí, me creo lo que dicen ustedes de que en el PSOE tampoco están mucho mejor. Y sí, de verdad, me creo que Pujol tenga cuentas en Suiza, porque si no no se explica de dónde saca para tanto como destaca su hijo, y porque Oriol y sus hermanos (una nueva versión de Rocco y sus hermanos) son miembros de al menos 73 empresas, y porque todas ellas están relacionadas de una forma u otra con encargos de la Generalitat... Me lo creo, de verdad que me lo creo. Eso es lo peor: que me lo creo. Pero que el partido de al lado también sea corrupto no hace que el suyo deje de serlo. Y lo que a mí me queda claro es que usted no está haciendo nada, pero nada, para luchar contra la corrupción y sí mucho por afianzarla. Por lo tanto señor Rajoy, usted miente. Usted no tiene ninguna intención de luchar contra la corrupción. Le recuerdo a usted que la organización no gubernamental Access Info Europe, que lucha por la transparencia informativa, le preguntó a usted, sí, a usted, señor Rajoy, cuáles eran las medidas que ha adoptado España para luchar contra la corrupción. En realidad se lo pregunto a su antecesor, pero resulta que la pelota le rebotó a usted. Usted la rebotó a su vez al Ministerio de Justicia. Allí, el Supremo sostuvo que los datos solicitados son una forma de pedir explicaciones al Ejecutivo y no una petición de información en sí. Y Access Info fue condenada por el Tribunal Supremo a pagar 3.000 euros de costas por querer conocer las medidas que ha adoptado España para luchar contra la corrupción. Señor Rajoy: España es, precisamente, el único país europeo de más de un millón de habitantes que no tiene una legislación que ponga coto al secretismo de la Administración y abra los archivos de todas las instituciones que reciben fondos públicos.

     Y ahora ya no me dirijo al señor Rajoy sino a vosotros que me estáis leyendo. Esto se puede y se debe acabar. La crisis en España no es una crisis financiera, es una crisis moral. Y hemos llegado a un punto en el que esto se debe parar. Y se puede parar. Se puede exigir al gobierno del Señor Rajoy o al que venga después que tome medidas para que esto pare. Medidas simples como:

1. Que el indulto, tal y como está concebido, desaparezca. 

2. Que el gobierno tenga que dar explicaciones claras sobre a quien indulta y por qué. Para que deje de ser la puerta por la que se escapan los corruptos.

3. Que no se lleve a puerto la Reforma Penal proyectada por Gallardón.

4. Que se imponga la transparencia informativa: se deberían facilitar datos de toda las obras públicas que cada ayuntamiento acomete.

5. Que se imponga la conservación de documentos.

6. Que se imponga la prohibición de aceptar regalos.

7. Que se imponga la que cualquier compra que realicen las Administraciones pública deba estar ejecutada a precios de mercado e incluir, necesariamente, al menos tres ofertas de proveedores diferentes, para poder elegir la más adecuada.

8. Que se imponga la transparencia total de las Administraciones públicas: que cualquier decisión tomada por un funcionario dentro del cumplimiento de su profesión pueda ser conocida por el resto de ciudadanos, excepto por cuestiones relacionadas con la seguridad. Y así, ningún miembro de la administración podría negarse a satisfacer las necesidades de información no sólo de los periodistas, sino de los votantes.

9. Que se imponga la ausencia de cargos de designación política: actualmente en todo el territorio nacional existe un elevado número de cargos cuya designación ha sido realizada sin ningún criterio de méritos. La hermana de Esperanza, el marido de la Fabra (sí, ese que siendo consejero de sanidad nombrado a dedo privatiza los análisis clínicos y luego consigue que sea su empresa la que se lleve la millonaria concesión de esos análisis) , etc, etc. La guinda del pastel la pone una alcaldesa que no ha sido votada.

10. Que para cubrir el lugar de los altos cargos de las Administraciones públicas deban realizarse pruebas objetivas, en lugar de ser por designación partitocrática. Estos cargos deberán designarse por méritos propios, nunca por “soy pariente de, novia de, amante de, prima de la hermana de...”

11. Que la remuneración de los sueldos públicos sea homogénea. No es lógico que un concejal en Alcalá de Henares pueda cobrar diez veces más que uno en Pontevedra, por ejemplo. Y que se ligue a factores económicos medibles con el índice de precios de consumo (IPC).

12. Que los políticos no puedan, jamás, decidir sus propios sueldos.

13. Que se imponga la incompatibilidad del cargo público con el ejercicio de actividades privadas relacionadas directamente con los asuntos en que tenga que intervenir por razón de su cargo. Es decir, un político no debería, por ley: Pertenecer a consejos de administración u órganos rectores de empresas cuya actividad esté relacionada con las que gestione el ayuntamiento; desempeñar cargo representativo o ejecutivo en sociedades concesionarias, contratistas de obras, servicios o suministros, arrendatarias o administradoras de monopolios o con participación o aval del sector público local; tener participación superior al 10 por ciento en el capital de dichas empresas. 

14. Y ya, de paso: Que acabe usted con la amnistía fiscal. Si esa amnistía consiguió recaudar 85 millones de euros y diez eran de Bárcenas, es como para creer que hizo usted la ley a medida de su tesorero.

15. Y, por supuesto: Que los delitos de corrupción NO PRESCRIBAN, para que su (ex) amigo Bárcenas no pueda irse de rositas. 

     Tan simple como esto. Se puede y se debe exigir. ¿Y cómo puede exigirse? Acabando con la ignorancia. «No es una crisis, es una estafa», oímos decir desde hace meses. Es una historia de robo, de complicidad, de sumisión, de ignorancia generalizada y de maniobras de distracción. Cuando los valores morales en una sociedad son la codicia desaforada, el consumismo, la frivolidad, el sensacionalismo, el culto a la apariencia, el culto al cuerpo, el yo-mí-me-conmigo, el hedonismo, el solipsismo, el egoísmo, el ni-lo-sé-ni-me importa, el no-leo-periódicos-porque-me-aburro-y-yo-sólo-leo-el-cuore, porque la frivolidad-es muy-moderna; cuando cada uno barre para casa y únicamente mira por lo suyo y le interesa menos que cero el bien común; cuando a los corruptos no sólo no se les condena sino que se les premia y se les admira, y se les vuelve a votar; cuando las palabras ética y moral se pasan de moda, antes o después el sistema cae, como ha quedado demostrado. Y se polariza: los ricos se hacen mucho más ricos; y los pobres, más pobres. Pero hemos llegado a un punto en el que la única manera de salir adelante es desde la información, y la exigencia. Información es conocimiento, conocimiento es sabiduría, sabiduría es poder. Todos podemos salir a la calle a exigir una Ley de Transparencia y una Ley Anticorrupción serias. Y ha llegado el momento de hacerlo.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...