.

.

domingo, 30 de noviembre de 2008

NUEVA OFICINA JUDICIAL: SERÁFICO SALVADOR O ÁNGEL EXTERMINADOR

Por el Reverendo Padre Sotanillos, asesor espiritual de los Juzgados Abulenses.
¡Arrepentíos de vuestros pecados! ¡Rogad a Dios por vuestra salvación eterna! ¡El Apocalipsis está próximo!

Resulta, hijos míos, que reunidos en santo sínodo sendas comisiones del ministerio y CGPJ, han alcanzado el acuerdo de poner en marcha la divina Nueva Oficina Judicial en el plazo de… ¡UN AÑO!

Nadie que se llame cristiano puede negar la imperiosa necesidad de que tan venerable institución sea consagrada, pero humildemente nos inquieta esta súbita urgencia. ¿Pretenden los Santos Padres que creamos que lo que no fueron capaces de hacer en un lustro lo van a llevar a la práctica en un año? ¿Es Don Mariano el nuevo Moisés que guiará a la tribu judiciera en la travesía del desierto hasta alcanzar la oficina prometida? ¿No ha actuado más bien hasta ahora como el faraón que les quiere hacer picadillo?

¿Están ya elaboradas las relaciones de puestos de trabajo? ¿Se sabe como se desarrollará el proceso de selección para los mismos? Si en resolver un miserable concurso de traslado se tiran un año y medio, da miedo pensar la que se puede montar para recolocar a todos los monaguillos.

¿Estarán listas las aplicaciones informáticas para que la nueva liturgia funcione adecuadamente? ¿Se aprobarán a tiempo por el Cónclave Congresero las reformas de los ritos procesales? ¿Están planificadas las obras que habrá que acometer en los templos y catedrales justicieras, imprescindibles para acoger a las novedosas agrupaciones cofrades? ¿Se ha pensado en que será necesario impartir cursillos catecuménicos de formación? ¿Existe el limbo?

No tenemos las respuestas a estos interrogantes y a otros muchos que se nos ocurren. Y probablemente ni el propio Mosén Bermejo las tenga. Más bien nos inclinamos humildemente a pensar que ha decidido precipitar los acontecimientos para intentar desactivar los anatemas y amenazas de excomunión (abandono de los púlpitos, incluido) que está recibiendo por parte de los obispos togados y salvar su beatífico culo una vez más. Incluso parece ser que ha decidido aparcar por el momento algunas de sus obsesiones personales, tales como los Consejos Autonómicos o la Justicia de proximidad, asuntos que a la mayoría de los Togados les huele a azufre.
¡Que Dios nos pille confesados!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...