.

.

jueves, 22 de octubre de 2015

Funciomán







    Dilectísimo Sr. Director de la gaceta Justicia News.

  Bien sabrá Vd. que el feo, peludo y brutal brazo del Poder Legislativo ha impuesto en los recientes tiempos una colosal panoplia de cambalaches en códigos, normas y preceptos de todo pelaje y condición.

     Y si bien el Gabinete Ministerial que se ocupa de las covachuelas judiciales ha estado presto en rotular adecuadamente los despachos de los flamantes Letrados de La Cosa, en su neotérica y repanochante denominación,  caen en cascada la vigencia de las nuevas regulaciones sin que el chisme Minerva recoja entre sus modelitos y modeletes las correspondientes mudanzas legislativas.

     Y hete aquí que,  disponiéndome hace unas noches a relajar las meninges con un libro precioso, interesante, gordo, ameno e instructivo, surgió de la estantería un lepisma radiactivo  que me picó en el dorso de la mano. Y digo radioactivo porque desde entonces percibo que se han agudizado extraordinariamente mis sentidos funcionariales:  grapar expedientes a puñetazo limpio o apilarlos sobre el escritorio hasta alcanzar alturas estratosféricas, morronguear ingentes cantidades de café, detectar con antelación, gracias a mi insólito sentido tisarúnido, que se acerca al edificio algún usuario que viene a darme la castaña, posibilitando así mi súbita teletransportación cuántica al bar de la esquina, etc.

     Y como cualquier criatura de bien que haya sufrido el picotazo de un bicho mutante o se ha visto sometida a una lluvia de radiación cósmica, he decidido aplicar mis nóveles superpoderes  a ayudar a mis semejantes burocráticos.

Como soy muy clásico, he elegido este look
en vez de ponerme los calzoncillos
por fuera.
     ¿Y qué mejor manera de estrenarse en el negocio de deshacedor de entuertos que suministrar a los miembros de la infantería procesal civilera unos modelejos actualizados?

     Dicho y hecho:


JUICIO VERBAL

OPOSICIÓN MONITORIO

     Como colofón, y siendo nuevo en el gremio de los superheroes, emplazo a los doctísimos lectores de esta ilustre gaceta para que denoten los desatinos, pifias o deslices cometidos.


    Atentamente suyo y quedando a la recíproca cuando los suyos viere, Funciomán. 




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...