.

.

domingo, 15 de marzo de 2009

¡Aquí huele a muerto!

No se si sabrán Vds. que uno de nuestro redactores tras incorporase al proceloso mundo funcionarial, allá por el Pleistoceno, fue destinado a un Juzgado de Paz. Nos recuerda las periódicas aglomeraciones de vejetes solicitando una Fe de Vida y como en más de una ocasión algunos de ellos se empeñaban en darle veinte duros, al tiempo que le decían "tenga joven, para que se tome un cafelito" Suponemos que no estaban acostumbrados a que se les tratara con una cierta amabilidad o sorprendidos cuando les respondía que no tenían que abonar nada por el servicio. Así que, por supuesto, nuestro compañero no se sentía ofendido y rechazaba educadamente su oferta. 

Tampoco era infrecuente, nos cuenta, recibir cartas manuscritas llenas de faltas de ortografía y utilizando expresiones del tipo "Ilustrisima" o "Dios le Guarde", remitidas desde Brasil o Argentina rogando la expedición de partidas de nacimiento. Y escondido entre sus pliegues un billete de diez dólares. Así que dedicaba unas horas a remirar los índices de vetustos libros con las inscripciones de nacimientos hasta localizarla y se la remitía por correo, acompañada del billete por supuesto (hasta le tocaba pagar el franqueo, ya que el concierto con Correos no incluía el internacional)

Y dirán Vds., vale tíos, es un santo o ¡vaya gilipollas!, ¿y...? Pues hemos recordado esto a cuento de las últimas noticias sobre corruptelas, venalidades, putrefacciones y abusos varios entre servidores públicos.


Ahí tenemos al Sr. Camps y sus 12000 euracos en trajes por la patilla. Aunque en este caso parece más bien que hubiera adquirido unos calzoncillos largos de esos que lucían los personajes de las películas del Oeste y que, desabrochando unos botones situados en la parte posterior, permitían descubrir las nalgas y así aliviar el vientre sin necesidad de bajárselos. Ya se sabe que el Far West hace un frío que pela y las letrinas suelen estar en el exterior. Pues así se ha quedado nuestro hombre: con el culo al aire. Y sin botones. Ya nos parece oír voces disculpándole: "¡Pero hombre! ¿Cómo un señor tan importante se va a pringar por esa cantidad irrisoria?"... ¿irrisoria? Con esa mortadela me visto yo durante 15 años como un pincel y además me permito el lujo de regalarle una faja a mi suegra. Además, no se trata de que un señor te haya mandado una corbata por tu cumpleaños o un bolígrafo con publicad, el tío ha ido expresamente a que el sastre le tomara medidas y todas esas cosas. ¡ Ah!, pero se le olvidó el asuntillo sin importancia de las facturas.


Ahora aparece por la curva el fulano ese del PP, Sepúlveda, conduciendo un rutilante Jaguar a toda pastilla. Muy bonito el buga. Y más bonito resulta todavía cuando se sabe que lo recibió gratisdato total y pagado por el capo del clan de la gomina. Y, claro, resulta que el tal Sepúlveda tenía un importante cargo dentro del PP cuando recibió el regalito. Así que la cosa empieza a oler a chamusquina y no de neumático precisamente. Y como además de horteras estos tíos, suponemos que convencidos de su propia impunidad, son un poco lerdos y no se preocupan mucho de encubrir sus enjuagues, primero se nos queda mudo y veinticuatro horas después justifica todo el asunto con una rocambolesca historia de entrega de su viejo coche y otras cretineces que no se cree nadie. Para acabar de arreglar el asunto, su entonces esposa (Ana Mato, otro pez gordo dentro del PP) al ser preguntada por el cochecito dice que "no le consta" ¡Que no le consta!... Esto me reafirma en la idea de que son unos mastuerzos mamacallos. Lo sencillo sería contestar "pues sí, creo que por aquellos años tenía un Jaguar. Me dijo que le tocó en una rifa" Y asunto arreglado. No... "no le consta". Pues esto suena a que tu también estás pringada, mona.


Abandonamos el mundo pijo y al otro lado del cuadrilátero nos encontramos con la España cañí. Alcaldes patilludos, paladines de la clase proletaria, que esconden la pasta debajo del colchón (no me digan que no resulta tierno. Y más si nos imaginamos un colchón de lana con franjas rojas y blancas). "Los ahorros de toda una vida", dice el sinvergonzón y para que la imagen de la España de charanga y pandereta resulte más convincente ahí tenemos al "sabio" pueblo aplaudiéndole a la salida del Juzgado. Solo faltó que gritaran "vivan las caenas"


¿Y qué decir de esos concejales, socialistas ellos, facturando los whiskeys y los estipendios de las señoras putas a cargo del Consistorio? Pues que deberían tener algún grado de protección, como el toro de Osborne, no en vano representan lo más característico de las esencias patrias: La España eterna del Lazarillo de Tormes, la de Don Quijote, la de Alfredo Landa y Pajares en calzoncillos persiguiendo suecas. Lo de disfrazar las facturas puteras como subvenciones a la Cofradía de la Virgen de No-Sé-Qué debería ser objeto de estudio en las mejores universidades. Aunque tenemos un reproche. Lo apropiado hubiera sido efectuar las juergas y consiguientes coyundas en algún local tipo "Pensión Dña. Puri" o en un rústico y sobrio puticlub de carretera; no en el (suponemos) sofisticado "Lady´s Palace Marbella"

Y para remate traemos a estas páginas a ese gran benefactor de la humanidad, modelo de patriotas y prócer judicial. Efectivamente, nos referimos al Magistrado-Juez del Juzgado Central de Instrucción nº Cinco D. Baltasar Garzón. Veamos, resulta que de su periplo por los USA se lo trajo crudo, más concretamente unos 220.000 euros en solomillos. Hasta aquí no hay nada que objetar. El problemilla consiste en que además siguió cobrando religiosamente su sueldo del Ministerio. Y, parece ser, que esto puede ser así si las hortalizas que recibe lo son en concepto de indemnizaciones y compensaciones o, caso de recibir un "sueldo", este no supera un determinado porcentaje.

 Pues bien, resulta que el saco de boniatos que recibió D. Gaspar de la Universidad de Nueva York por todos los conceptos supera con mucho los porcentajes antes aludidos, ergo, no debería haber cobrado sus emolumentos como Juez (que tampoco son moco de pavo, dicho sea de paso) ¿Y qué ha dicho nuestro hombre al respecto? ¿ha pronunciado una erudita disertación sobre la normativa legal retributiva aplicable? ¿un análisis diferencial entre churras y merinas? Pues No. Además de manifestar que declaró lo recibido tanto al Fisco Norteamericano como al Español (lo que en realidad no tiene nada que ver con este asunto), respecto al cobro de su sueldo como Juez  aclaró que "a él nadie le preguntó" ¡Toma, toma.. y toma, caramelos de goma! ¡con un par! Esto mismo es lo que pensamos decir los miembros de esta redacción si los alegres chicos de Hacienda nos ponen en algún aprieto. Si a Garzón le cuela, ¿por qué no nos pude valer a nosotros? Se impone hacer una consulta al colega del Rincón del Funcionario, que se deja la salud en un servicio de recaudación municipal.

Lo dicho, ¡aquí huele a muerto! Desde el vertedero, Justicia News Ávila.

1 Comentar:

Anónimo dijo...

Yo lo que no acabo de encajar con deportividad es lo de Ana Mato; con lo estupendísima que estaba (como el paté la Piara, más buena que el pan) y se casó con el calvo cuatro pelos relamidos por vacuno.
Ahora es demasiado tarde princesa.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...