.

.

viernes, 15 de mayo de 2009

De Providencias y Autos

La Audiencia Nacional acaba de absolver a la mayoría de los acusados de integrar una célula islámica que,  supuestamente, había ayudado a huir a algunos de los autores del 11-M. Al parecer esto ha sido así, en gran medida,  por la declaración de nulidad de las intervenciones judiciales de los correos electrónicos de los acusados acordadas durante la investigación, dado que las mismas se autorizaron ¡pásmense queridos funcioneros de Instrucción! mediante una escuálida providencia y no mediante un auto razonado. ¡Joder con los Sres. Jueces Centrales de Instrucción!

Pues bien queridos lectores, tras una ardua labor de investigación, hemos conseguido obtener el original de dicha resolución y que seguidamente les ofrecemos en rigurosa primicia:

4 Comentar:

Funcionario's blog dijo...

Jajajajajaja.

Desconozco los entresijos de la Administración de Justicia (y, por lo tanto, si es muy importante la diferencia entre providencia y auto).

Lo que sí me ha hecho gracia ha sido la providencia en sí...

¡¡¡Sublime!!!

Anónimo dijo...

Aunque sí conozco los entresijos y los entre-no-jos de esta santa administración, coincido: ¡¡¡ sublime!!!.

Si un Iltmo., Excmo. y más ...-simo(y santo) Sr. Juez Central de Instrucción está para estas pifias, lo extraño es que salga alguien condenado de la A.N.

El Abuelo dijo...

En realidad, probablemente no fue el Juez quien puso esa providencia, sino el funcionario de turno, que no sabía de la importante diferencia, y luego el Juez la firmó a ciegas, como hacen casi siempre, al confiar indebidamente en lo que le tendría preparado su subordinado. Como en esta administración los Jueces ya casi sólo están para sentencias y unos pocos autos más y se delega casi todo, pues no es demasiado extraño que pasen estas cosas.

El Abuelo dijo...

En cualquier caso, muy buena la entrada, sí señor.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...