.

.

lunes, 5 de enero de 2009

MAMPORROS JUDICIALES (III): Pepiño entra en Acción

Recordarán nuestros amables lectores el profundo análisis que sobre el conflicto bélico que enfrenta a la potencia gubernamental Gobierno-Psoe con el Imperio Togado, nos ofreció el Cabo Peláez en nuestro anterior número del día 29. Pues bien, hemos de quitarnos el sombrero ante la clarividencia de nuestro experto.

Así nos anunciaba un inminente desfile populista de la División Mediática e incluso pronosticaba que, a falta de cabra, podría estar encabezada por D. José Blanco y también de la frustración del Gobierno-Psoe por no haber propuesto como candidatos al CGPJ a unos cuantos robots convenientemente programados, o mejor aun, descerebrados. Pues bien, hace unos días aparecieron una jugosas declaraciones del ínclito “Pepiño” a Europa Press, donde dispara unos cuantos morterazos


El Sr. Blanco apostado frente al edificio del CGPJ, a la caza del Vocal díscolo.


Así, dice: “Si hubiera sabido que algunos miembros del CGPJ, que han sido elegidos por el Parlamento, iban a tener el comportamiento que tuvieron, me habría replanteado mi voto” y “los vocales del Consejo actuan guiados exclusivamente por corporativismo, una conducta siempre rechazable y nociva, más en este caso porque cuando son los jueces los que la practican se resiente todo el Estado. Por eso, el Gobierno trabaja para tener lista la reforma urgente del régimen disciplinario de los jueces.” Para luego amenazar veladamente al Presidente del CGPJ si osa alegar algún impedimento legal (“subterfugios”, le llama) para no hablar sobre el caso “Mari Luz” en su próxima comparecencia ante el Parlamento.


¡Jo!, que tío, el cabo Peláez, lo ha clavado.

En fin, la criatura Vicesecretaria General se retrata el solito. Curioso concepto el que tiene de la independencia judicial. Los vocales ayer propuestos por su grupo y bendecidos por los dioses con toda clase de virtudes, se convierten hoy en unos canallas corporativistas por no bailar al son de su flauta.

Nos decía nuestro experto militar que a Montesquieu hace tiempo que le dieron matarile, pero en el caso del Sr. Blanco nos inclinamos a pensar que lo que ocurre es que no tiene ni zorra idea de quien era ese caballero.

2 Comentar:

Anónimo dijo...

A Pepe Blanco, lo conozco, juntos apoyamos a José Luis en aquel congreso en el todos daban por ganador a otro Pepe, Bono.
El que no me suena de nada es ese que citas siempre en tu gacetilla de medio pelo, ese Montesquiu. Qué es funcionario como nosotros, o es un juez famosillo como el Garzón...

Por cierto tu panfletillo está pelín aburrido, se nota a leguas que eres peperillo y lector asiduo de ese conjunto de hojas al que llaman periódico por no decir diario bórico.

Y además te nos estás volviendo tú medio magistrado, no se te olvide quién eres.

Anónimo dijo...

En referencia a la pregunta sobre la identidad de Montesquie, creo que puedo arrojar un poco de luz sobre el asunto.
Soy estudiante de segundo de Ciencias Políticas y como procedo de una familia humilde tengo que trabajar -no como los pijos- para pagar la matrícula; y lo hago en un colmado que precisamente se llama Montesquie y le pregunté al jefe, y éste me dijo el tipo en cuestión fue un adelantado a su tiempo puesto que en su granja colocó a los cerdos en sitio, a los burros en otro bien distinto y por último a las gallinas les hizo un gallinero enorme. Según mi jefe el tipo se hizo de oro, pero no gracias a la granja, era estraperlista.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...