.

.

martes, 20 de enero de 2009

COTILLEOS TECNOLÓGICOS (II)


Nos comentan diversos procuratas que ya cuentan con las tarjetas que les permitirá acceder al sistema de notificaciones electrónicas, lo que hace suponer que no tardará mucho en ponerse en marcha el famoso LEXNET y otras maravillas tecnológicas que nos hará a todos inmensamente felices. Pero ¡ay!, luego está la dura realidad y, como para muestra vale un botón, ahí tenemos lo que ocurre en uno de los juzgados mixtos de los de esta capital.

Resulta que la semana pasada se escogorció la placa base de uno de los ordenadores. ¿o quizás era que le patinaba el embrague? en fin, da lo mismo; lo que queremos decir es que el veterano trasto decidió por su cuenta tomarse un reposo. Hasta aquí todo normal. Lo que ya no es tan normal que casi una semana después siga en la UCI, sobre todo porque ¡pásmense! no hay ninguna máquina en reserva para tales contingencias. Y no estamos hablando de un Juzgado aislado en medio de la nada. ¡Quia!, hablamos de una sede judicial con 8 Juzgados, Ficalia, Decanato, Clínica Forense, Registro Civil... ¿Cuantos ordenadores en total? Un montón.

Y claro, a la oficiala que lo utilizaba le sale el trabajo por las orejas, así que ahí la tenemos... vagando como un alma en pena por el Juzgado. ¿Que te vas un minuto a mear? Pues a la vuelta ya la tienes enganchada como una lapa en tu silla tecleando compulsivamente: ¿Te giras un segundo para echar un trago del botijo o rascarte el occipucio?... ¡cáspita!, te la encuentras encadenada al monitor como una manifestante antinuclear.

Para rematar la faena la impresora de la sección penal decidió también morirse de repente. Bueno, quizás no tan de repente. Ciertamente llevaba unos horas oliendo de forma similar a cuando te olvidas una rebanada de pan en el tostador. Así que llevan tres días utilizando exclusivamente la de la sección civil (por supuesto tampoco existe ninguna impresora de reserva) y que, casualmente, es más lenta que el caballo del malo.

Naturalmente esto está creando fricciones entre los funcionarios, que se lanzan ansiosos y dando codazos sobre la impresora de marras buscando sus documentos. ¡Y es una pena! porque este juzgado era famoso en el orbe judiciero por el buen rollito entre sus miembros (además de la habilidad de uno de ellos en apilar expedientes a su alrededor como si de un inmenso tetris se tratara). De hecho nos encontramos seriamente preocupados por la integridad física de un auxiliar que, en vez de elaborar el correo a mano como Dios manda, se le ocurrió hace tiempo la extravagante idea de mecanizar todo el proceso postal. Así que ahí lo tenemos ocupando la bandeja manual de la única impresora con ingentes cantidades de acuses de recibo, sobres y etiquetas. Como no se solucione pronto el asunto, cualquier día seguro que "se nos cae" por las escaleras.

1 Comentar:

Anónimo dijo...

Estimado reportero, comparto contigo la inquietud que manifiestas por la integridad física del señor ese que paraliza la cadena de montaje justo cuando el establecimiento fabril produce sus picos más altos de resoluciones.
Si no es mañana ya verás como pasado tiene un resbalón, o se desprende un torreta de expedientes sobre su apolínea figura.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...