.

.

lunes, 14 de noviembre de 2011

Aullidos






     ¿Saben Vds. quien era Karl Friedrich Louis Dobermann? ¿No? Bueno, nosotros hasta hace unos cinco minutos tampoco, así que no se sientan avergonzados por su inopia. Veamos... este buen señor, teutón para más señas, allá por mediados del siglo XIX se dedicaba a una profesión de alto riesgo, en concreto recaudador de impuestos, y además estaba pluriempleado de vigilante en una perrera.  Ante el temor que los indignados de la época le birlaran la bolsa para repartirla entre los menesterosos, pensó que lo mejor era acompañarse en sus visitas coercitivas de un perrazo bien bestia. Pero, ¡vaya por Dios!, no le satisfacía ningún chucho de los disponibles en el hotel perruno y, cual doctor Frankesteín veterinario, decidió inventarse una nueva raza. Que si un cacho de boyero por aquí, que sí un trozo de pinsher por allá, unas gotitas de un pulguiento manchester terrier... y ¡está vivo!, obtuvo un valiente, cariñoso, vivaz, decidido y elegante animalillo...  ¿Pepe Blanco?, pues no, nos referimos al dóberman, bestia parda que con el tiempo se convertiría en máscota y símbolo del PSOE en periodo electoral.

     ¿Cariñoso y vivaz? pues lo sería antes de pasarse unos años encerrado en la caseta modelo Snoopy que tienen instalada en la terraza de Ferraz. Y aunque las malas lenguas comentan que han sacado a pasear al bicho para tener un sitio donde esconder a Zapatero, lo cierto es que salió de estampida  y hecho un búfalo esquizofrénico, dispuesto a no dejar peroné sin mordisquear. Primero le ofrecieron a olfatear un calcetín sudado de Aznar, luego unas enaguas (muy picantonas, por cierto) de Esperanza Aguirre y parece que el condicionamiento previo funcionó. Después le pegaron en la cabeza con un yunque envuelto en la desgastada toga que utilizaba Baltasar Garzón en los tiempos del GAL y como un meteoro se fue la fiera corrupia a miccionar en el quicio de la entrada de la Audiencia Nacional y del Tribunal Supremo; ya se sabe que los cánidos son animalejos territoriales y les gusta marcar las zonas que considera de su propiedad.

     Pero los años de encierro parece que le han vuelto un poco mostrenco y ya no se contenta con hacer presa en el tobillo de las altas instancias judiciales. Recientemente fue visto en Lugo lanzándose a la yugular de la juez que instruye un asuntillo de gasolineras, primos y pastillas para la tos. Que dicen que esta señora "tenía que haber remitido lo de Pepe Blanco al Supremo una vez pasadas las elecciones"; "que existe una motivación electoral"... ¡Ja!, Lo que no le apetece a la instructora es que, de repente, el teléfono tenga unas extrañas interferencias o encontrarse la cabeza decapitada de un caballo entre las sábanas al levantarse una mañana. Que lo de encerrar a los compañeros en el cuarto de baño para hacerse con  una determinada causa y darse pote no suele ocurrir en los Juzgados de Instrucción, todo lo contrario, el marrón hay que quitárselo de encima cuanto antes: ¿que se encuentran motivos para inhibirse?... pues auto al canto; que se trata de una criatura aforada... pues exposición razonada al Supremo.

     Y en  menos tiempo del que tarda don Valeriano en fabricar 1000 parados más, ya tenemos a la alimaña plantada ante los Juzgados de Sevilla. Y, maravillas de la vida animal, ¡el bicho sabe idiomas!:  en vez de ladrar... ¡rebuzna! La destinataria de la serenata asnal resultó ser la instructora de caso merienda de negros, también conocido como ¡jubílanos a tooos,  Arfonso!  Entre rebuzno y rebuzno parece decir:  "incluso hay una relación fuerte personal entre la jueza y el actual alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, que eran compañeros y dicen que algún expediente en común tuvieron"... ¿expediente? ¿a que se refiere? ¿quiere decir lo que que todos imaginamos que quiere decir? ¡Córcholis!, como ese perraco oligofrénico se  muerda la lengua se envenena. Sólo le ha faltado decir que tiene pinta de pija.


     Y para finalizar, Sres. propietarios del perro feroz ¿no saben Vds. que es de buena educación recoger las  deposiciones que dejan los chuchos en las aceras?...  ¡Pues ya pueden ir alquilando un bulldozer! 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...