.

.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Crisis gorda en Castilla... en 1599.





 Señor, el parecerme que me obliga mi oficio y satisfago mi conciencia me quita la cobardía que es justo tengo para escribir a V.M.

   Ha sido Dios servido de castigar a esta ciudad de León y su tierra con tres terribles instrumentos de castigos, que ha sido en este año de 99 de una muy grande enfermedad de peste que ha sido de gran confusión ver que en un día solo se han visto muchas casas quedar solas y a un tiempo llevar a enterrar padres e hijos y criados, huyendo los padres de los hijos, quedando como quedan grandísimas cantidades de huérfanos y viudas, y de tierra sin segar, y los ganados paciéndolas sin saber los pocos vecinos que han quedado cúyos sean aquellos ganados vagantes.

   El segundo castigo que ha corrido hasta agora de más de seis a ocho años a esta parte ha sido grandísima esterilidad de los frutos de la tierra, con gran necesidad de pan, vendiéndose con gran carestía, no pudiéndose guardar ley ni tasa, en especial en los años de 97 y 98, hasta la cosecha déste de 99, fue tan grande el hambre, que grandísima cantidad de gente murió della.

   La tercer persequición que esta ciudad ha tenido de 10 a 12 años a esta parte y al presente padece en gran estremo, ha sido de falta de justicia, siendo tan poco celosos del bien público y gobierno y bien de los pobres y administración de justicia que ha sido y es causa de que los pobres estén acabados y los ricos muy cerca de ser pobres, que la última provisión que aquí se hizo fue en un don Alonso Cornejo, mozo y pobre y de poca experiencia, el cual falleció habrá ocho o nueve meses. Trajo por teniente a un licenciado Antonio Maldonado y tres alguaciles, que creo por cosas muy ciertas que nunca jamás han llegado peores ministros de justicia a hacer tan grandes robos y malos tratamientos para llevar las haciendas y a los pobres labradores como ellos lo hicieron el tiempo que vivió el dicho corregidor, por cuyo fallecimiento este dicho teniente hace de presente el oficio de Corregidor a manera de mal jornalero, marcando y contando los días para crecer su jornal y aprovechamientos.

El Regidor don Pedro Castañón de Villafañe.    25 de Agosto de 1599.
.




(Los Letrados Juristas Castellanos bajo Felipe III.   J.M. Pelorson)

4 Comentar:

Anónimo dijo...

ironía castellana.....

Anónimo dijo...

león, zamora y salamanca.....

Anónimo dijo...

"pedro castañón de villafañe"

IN DUBIO PRO REO dijo...

Efectivamente, es Pedro el ínclito corregidor. Gracias por la advertencia y corregimos la omisión.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...